fbpx

Las dificultades de la lengua española en el aprendizaje

El español es difícil de aprender

Las dificultades de la lengua española en el aprendizaje

EL ESPAÑOL, UNA LENGUA DIFÍCIL

 

La lengua española está de moda

Por razones bastantes reconocidas y reconocibles, sabemos ya a estas alturas que nuestra lengua está de moda en buena parte del mundo. Países con diferente cultura y con familia lingüística alejadas del español, han puesto interés en su aprendizaje por motivos de índole variada, los románticos son escasos obviamente, priman como siempre los económicos, como podría ser el caso de China, y los políticos, donde el ejemplo claro es Estados Unidos. Según el informe anual del Instituto Cervantes en 2012, el español lo hablan 495 millones de personas, es la segunda lengua, superando al inglés y tras el chino mandarín, además es la tercera lengua más usada en Internet tras el inglés y el chino igualmente.

 

Dificultades del español

Nuestra lengua tiene algunos aspectos lingüísticos que pueden hacerla realmente complicada para el que intenta aprenderla. Si bien es cierto que un beneficio es que se plasme por escrito prácticamente igual que se habla, esto no la hace tremendamente sencilla, como hemos escuchado opinar en más de una ocasión a nuestro alrededor. Obviamente las dificultades que encuentra cada hablante son diferentes, la primera es en relación directa con su lengua nativa, ya que cuanto más se aleje ésta de la familia lingüística a la que pertenece el español, es decir del romance, más obstáculos puede encontrar. A continuación están el resto de variables en la adquisición de una lengua, edad, predisposición al aprendizaje, etc. Dentro de las dificultades pueden destacar algunas como las siguientes:

en la morfología encontramos una de las mayores dificultades, un amplio paradigma verbal, con multitud de flexiones y un modo subjuntivo que no se encuentra en muchas lenguas. En sintaxis, la flexibilidad que tiene nuestra lengua puede ser entendida en cierta medida como una dificultad dada las múltiples posibilidades de ordenación de las palabras, mientras que otras lenguas tienen patrones más estáticos en el orden.

Dentro de la fonética la pronunciación de la ñ no es dificultosa, puesto que el fonema existe en otras lenguas aunque con grafía distinta, pero sí resulta complicada la realización de la vibrante r, simple o doble, por citar algún ejemplo. Otro de los grandes problemas es la diferenciación semántica de los verbos ser y estar, que en otras lenguas se encuentra en una misma forma.

Pero sin duda alguna, como suele suceder de la misma manera con otras lenguas, el hablante se enfrenta a multitud de variedades del mismo idioma según el país e incluso región en la que se encuentre o dirija. Estas diferencias que en lingüística se conocen como variedades diatópicas, pueden jugar una mala pasada al estudiante según las palabras que use y el mensaje que quiera transmitir. Estas variedades vienen motivadas por múltiples razones, desde las históricas, relacionadas con la influencia de la lengua anterior a la que se habla (influencia de sustrato); el contacto en el pasado y en el momento actual con otras lenguas vecinas (influencia de adstrato); la influencia por parte de otras lenguas que se expanden por motivos no lingüísticos (inglés) hasta la propia evolución del español que en cada lugar ha llevado a cabo de manera diferente. Así pues tantas variantes de nuestra lengua, pueden causar una controversia en el futuro hablante de español, que le hará preguntarse

 

¿qué variedad de la lengua española estudiar?

Sabiendo que el español de manera oficial se habla en veintiún países, esto es, España más centro y sur de Hispanoamérica y de forma no oficial en el resto del mundo, la pregunta no es ociosa.

Recuerdo que desde la escuela se ha hecho siempre hincapié en España, que era mejor aprender el inglés de Irlanda, por ser el más original o más puro y debíamos huir del americano. Tal vez los angloparlantes también se plantearon en su día, qué inglés debía enseñarse o simplemente se dio por hecho que debía ser el británico, lo desconozco. Pero en nuestro país sí ha surgido esta pregunta y en las respuestas, como suele suceder, hay para todos los gustos, desde las tolerantes hasta las extremistas defensoras del purismo. Esta cuestión se relaciona de forma directa con los intereses que tenga el individuo en la adquisición de la lengua meta, es decir, ¿para qué le servirá el español? tal vez por su trabajo, sus clientes, las posibilidades de mercado, para entender mejor a sus votantes, por su destino vacacional o solo por interés cultural o genealógico. Siempre me ha resultado curioso que, incluso, desde la perspectiva de los alumnos se instala la “necesidad” de aprender aquella variante lingüística que es original, porque tiene la sensación de acercarse más y mejor a la lengua meta, a la “genuina”, prescindiendo de la visión práctica y útil que le supondría aprender aquella que, por las razones antes comentadas, se adecúa a sus necesidades.

Personalmente, entiendo que se debe aprender la variante lingüística que se pueda necesitar o utilizar con mayor frecuencia, ya que al fin al cabo, una lengua es comunicación y debe servir para éste cometido por encima de originalidades y condiciones puramente subjetivas. Por ello, no tendría sentido que una persona norteamericana aprendiera el español peninsular si sus intereses se encuentran en Sudamérica. Si el aprendizaje de la lengua española no obedece a ningún motivo expreso, -económico, etc.- porque el alumno no los ha desarrollado aún, entonces la enseñanza podría orientarse hacia una  perspectiva de las múltiples posibilidades del español, pero en ningún caso a una exclusivamente, haciendo énfasis así en los diferentes usos, palabras, etc. según zonas. Significa esto, que ¿el proceso de enseñanza sería mucho más lento debido al alto número de variantes? En primer lugar no creo que se ralentice sobremanera, si se atiende a los casos de empleo frecuente, a aspectos que sean opuestos entre sí claramente o aspectos significativos de uso. Y en segundo lugar una visión múltiple creo que sólo puede reportar una mayor riqueza y conciencia de la lengua que se estudia.

 

¿Es posible un español estándar?

Siempre es complicada la creación de una lengua estándar, si además ésta tiene una gran cantidad de variedades, como sucede en la lengua española, se hace especialmente difícil. En la elaboración de los objetivos que se persiguen con el Diccionario panhispánico de dudas, la Real Academia afirma: [blockQuote position=”center”]”El español, por su carácter  de lengua supranacional, constituye en realidad un conjunto de normas diversas que, no  obstante, comparten una amplia base común”.[/blockQuote] A pesar de las mencionadas dificultades, por extensión territorial, número elevado de hablantes y “acentos”, se hace necesaria la creación de este estándar que aglutine tanta diversidad. Se debería tener en cuenta variables importantes como, la expansión o regresión del uso, el empleo según el registro o la valoración social del mismo. Además cabe considerar el hecho que supone una creación normativa, que siempre desata los ánimos y las reticencias de los hablantes que la sufren, por tanto sería conveniente establecer cierta flexibilidad y delimitar bien las zonas o momentos en los que pueda utilizarse determinados aspectos de dicha lengua.

 

REFERENCIAS

 

Bibliografía

2012 El español, una lengua viva. [Madrid]: Instituto Cervantes, 2012, 39 p.

Carbó, C., Llisteri J., Machuca, M. J., de la Mota, C., Riera, M., & Ríos, A. (2003) “Estándar oral y enseñanza de la pronunciación del español como primera lengua y como lengua extranjera“. Estudios de Lingüística (Universidad de Alicante), 17, p. 161-180.

Hernández, Elena. “La competencia pragmática y la enseñanza del español como lengua extranjera”. En: Actas del XVI Congreso Internacional de ASELE,  (Oviedo 2005).

 

Recursos Web

Cadierno, Teresa. “El aprendizaje y la enseñanza de la gramática en el español como segunda lengua” [en línea]: marcoELE: revista de didáctica ELE, ISSN 1885-2211, núm. 10, 2010. <http://marcoele.com/el-aprendizaje-de-la-gramatica/> [Consulta: 18 ago. 2013]

 

Compartir el artículo


¿QUIERES RECIBIR NUESTROS ARTÍCULOS EN TU CORREO?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies