fbpx

Los juegos de rol y la empresa

H.G. Wells participando en juegos de simulación

Los juegos de rol y la empresa

Empresas con rol.

Asistir a una charla que daban los ilustres Diego Galindo y Mª Carmen Ruiz (ª RU-MOR) en el marco de las Jornadas de Rol y Estrategia de Sevilla y una conversación con un viejo amigo me llevaron a una pregunta, ¿es posible mezclar el mundo de la empresa y el mundo del rol o RPG?

Definimos  juego de rol o rpg (role playing games) como:

[blockQuote position=”center”]Un juego interpretativo-narrativo en el que los jugadores asumen el «rol» de personajes imaginarios a lo largo de una historia o trama en la que interpretan sus diálogos y describen sus acciones. No hay un guión a seguir, ya que el desarrollo de la historia queda por completo sujeto a las decisiones de los jugadores. Por esta razón, la imaginación, la narración oral, la originalidad y el ingenio son primordiales para el adecuado desarrollo de esta forma dramatúrgica[/blockQuote]

Toda partida de rol debe tener un director de juego que es quien debe informar e interpretar las reglas de comportamiento y reacción, describir en detalle las situaciones y actuar por otros personajes que no estén presentes en la simulación, pero y ¿si cambiamos las reglas habituales de estas simulaciones y las adaptamos al ambiente más formal de una empresa?

¿Qué objetivos buscamos?

Los objetivos variarán en función de los participantes y de la simulación que queramos realizar pero, de forma general, consistirá en observar las interacciones entre los distintos componentes, además de la colaboración y cooperación que se establece entre ellos. De forma habitual y a menos que contemos con actores y actrices consumados, las reacciones que observemos reflejarán en buena medida las capacidades sociales y la interacción con el equipo de los componentes del mismo. Por supuesto se impone una posterior reflexión de los resultados para buscar las fortalezas y debilidades de las personas que han participado en el juego de rol.

De forma general podemos definir como objetivo general conocer:

– la forma de trabajar y actuar de los participantes

– cómo se establecen, refuerzan o desaparecen los vínculos como equipo

–  fortalezas y debilidades

– capacidad para defender ideas y para plegarse ante otras ajenas

– capacidad de escucha y reflexión

– evaluar ideas conflictivas u opuestas a las nuestras con neutralidad

– escuchar opiniones contrapuestas

– capacidad de colaboración y cooperación

– capacidad de liderazgo y trabajo en solitario

– determinar el papel del individuo en el grupo: líder, hacedor, pensador y conciliador.

Más adelante, con simulaciones específicas, definiremos un esquema que nos permita medir estos puntos.

¿Quiénes son los participantes?

Los participantes en número y en disposición dependerá de las simulaciones a realizar y de los objetivos planteados. El número ideal oscila entre dos y cinco jugadores sin que, de forma excepcional, podamos realizar sesiones one-to-one o grupales, con más de cinco participantes, para observar otro tipo de comportamientos.

Comenzaremos con un grupo de trabajo ya establecido. Puede ser un conjunto de colaboradores de un mismo departamento, los trabajadores de una empresa pequeña o un conjunto de compañeros de distintas áreas que comparten un proyecto común. Buscamos, pues, un grupo de personas que tengan intereses laborales o personales comunes y que hayan establecido vínculos. Cuando los grupos están establecidos es más fácil observar las relaciones entre los mismos, ya que los distintos papeles se han formado de manera natural.

Está técnica es válida igualmente para grupos aún no establecidos pero serán necesarias un grupo de sesiones o número de partidas más amplio.

De la realidad al papel. La hoja de personaje.

El siguiente paso es complicado ya que necesitamos trasladar las habilidades personales de cada uno de los participantes, es decir, vamos a tomar un grupo de habilidades que los definan y las trasladaremos a nuestro sistema de juego.

Pasa una hoja de papel a cada uno de los participantes y pídeles que escriban 10 habilidades que reflejen aptitudes o conocimientos que posean y que los puntúen de 1 a 5 siendo 1 el nivel correspondiente a un principiante y 5 el de un experto. Permite un máximo de 20 puntos a repartir entre todas.

Pongamos un ejemplo:

Manel es un abogado recién licenciado y acaba de comenzar a trabajar en su bufete en Lugo. Es aficionado al submarinismo y a la navegación. Vive sólo con su gato en las afueras de la ciudad.

Ha sido convocado para realizar una simulación junto con algunos de sus compañeros. El director le pide definir 10 habilidades o aptitudes y puntuarlas de 1 a 5. Manel después de meditar un rato escribe lo siguiente:

[two_fourth class=”” last=”no” ]Nadar: 3 Navegación: 2 Disparar con arpón: 2 Supervivencia: 2 Cultura general: 3[/two_fourth][two_fourth class=”” last=”no” ]Conducir: 1 Leyes: 3 Correr: 1 Mecánica: 1 Primeros Auxilios: 2[/two_fourth]

 

La hoja de personaje de Manel refleja una mezcla de conocimientos formales y aptitudes mezcla de aspectos relacionados directamente con su profesión y otros con su vida personal.

El sistema de juego.

El sistema de juego o sistema de simulación está basado en Risus de John Ross y en la traducciones de Jokin González y Erekíbeon, con las correspondientes modificaciones.[image url=”http://nambaruan.com/wp-content/uploads/2013/07/juego-de-mesa-487×450.jpg” raw=”true” alignment=”right” margin_left=”10″ margin_right=”0″ margin_top=”0″ margin_bottom=”0″ width=”487″ height=”450″]

A medida que los personajes se relacionen con lo que los rodea se verán obligados a medir sus habilidades o aptitudes contra el entorno o contra otros individuos. En cada una de estas circunstancias el director fijará una dificultad que irá desde 1 (fácil) hasta 10 (muy difícil).

Pongamos un ejemplo:

Manel está haciendo submarinismo el domingo con un amigo pero cuando sube a cubierta después de un chapuzón se da cuenta que su amigo no se encuentra bien de salud y debe llevarlo lo antes posible al hospital.

Si el mar está en calma (dificultad 1) y sabiendo que Manel sabe manejar una embarcación (Navegación 2) no sería necesario medir el éxito o fracaso de una acción pero si el mar está picado Manel tendrá que dar lo mejor de si mismo para llegar a puerto a tiempo. La dificultad podría fijarse desde 1 (mar calmada) a 10 (tormenta tropical). Si la habilidad de Manel supera la dificultad tenemos un éxito, en caso contrario un fracaso o cualquier situación intermedia.

De la diferencia entre la habilidad y la dificultad podremos deducir el grado de éxito o fracaso para poder interpretarlo en consecuencia. Si volvemos a la situación anterior y la dificultad era de 5 (una gran tormenta en el mar) pero su habilidad era de 2 podemos interpretarlo como que Manel llevó el barco a puerto pero con 3 horas de retraso lo que le supuso a su amigo una larga temporada en el hospital.

Otras formas de trabajar.

Trabajo en equipo.

Las aptitudes de los participantes pueden sumarse si colaboran y trabajan en equipo para superar situaciones adversas pero esta colaboración debe interpretarse para surtir el efecto deseado.

Por ejemplo:

Manel debe enfrentarse a un abogado experto en un caso muy difícil de custodia (Dificultad 5). Se da cuenta que le faltan recursos (Leyes 3) para poder ganarlo para su bufete pero que, tal vez, podría contar con la ayuda de Víctor para la preparación del mismo (Leyes 3). El director pide a Manel y Victor que escenifiquen e interpreten cómo se llevará a cabo la ayuda y en qué consistirá.

Confianza en uno mismo.

Al comenzar cada simulación todo personaje contará con 3 puntos de confianza. Si necesita superar una dificultad y su habilidad no es suficiente y no cuenta con el apoyo de otros participantes puede gastar 1 punto de confianza para añadir la tirada de un dado de 6 caras a su habilidad.

Si la suma de su habilidad + tirada de D6 iguala o es mayor que la dificultad habrá superado la situación y no perderá su confianza pero en caso contrario perderá el punto gastado.

Con estos simples mecanismos pretendemos establecer un sistema que premie la colaboración y la cooperación. En la próxima entrega seguiremos describiendo el sistema con la creación de escenarios de simulación, análisis de las interpretaciones y resultados.

 

 

 

 

 

 

Compartir el artículo

Comments (5)

  • Miguel Ángel Talha

    Interesante artículo y una gran verdad. Los RPG/LARP/ReV se llevan usando durante años en el ámbito de empresa, no sólo en el ámbito de los clásicos role-playing de selección, sino en su faceta más lúdica. Tan es así, que puedo hablaros de mi propio ejemplo en mi empresa Despertalia. Llevamos desde el 2007 organizando roles en vivo para empresas (team building, mejora de equipos de alto rendimiento). También usamos los RPG tradicionales en el mismo ámbito (selección, principalmente) y otros (prevención de conductas de riesgo, apoyo en adopciones traumáticas y trastornos de alimentación). Y hacemos muchas despedidas de solteros también. Cuando decimos ‘rol’ nos referimos a las clásicas hojas de personaje con el mapa de relaciones sociales y, en el caso de los RPG pen-and-paper de toda la vida, reglas y dados. Creemos que nuestra afición puede ayudar en más entornos que el puramente lúdico. Y nos encanta el proselitismo. 😉

    Con el ánimo de aclarar mejor lo que hacemos, os enviamos unos enlaces por si os apetece verlos:
    http://www.despertalia.com/docs/dossier.pdf
    http://www.facebook.com/despertalia
    http://www.ivoox.com/programa-129-parte-2-segunda-guerra-mundial-despertalia-audios-mp3_rf_2175746_1.html

    Saludos,
    Miguel Ángel Talha
    talha@despertalia.com

    31 julio, 2013 at 13:53
    • Felipe Martín

      Gracias por el comentario Miguel Ángel.

      No os conocía pero desde ahora me declaro vuestro admirador. Precisamente lo que hacéis y como lo hacéis es el tema del artículo, sacar los juegos de rol del ambiente habitual, hacerlo más cercano, más accesible y menos marginal.

      En buena parte los miembros de este equipo se nutren de las vivencias que nos ha dado ese mundo y de las amistades que se han forjado, así todavía mantenemos viva la llama con un proyecto que algún día verá la luz, la Companía Usûlun.

      http://www.usulun.es/

      Espero poder verte por estos lares más a menudo, estás en tu casa.

      Un saludo, Felipe Martín

      31 julio, 2013 at 15:13
  • Susana Romero

    Muy interesante el artículo. Una duda, ese abogado gallego que tiene un gato, ¿no será por casualidad un homenaje al escritor Manel Loureiro de Apocalipsis Z? 🙂

    1 agosto, 2013 at 20:49
  • Miguel Ángel Talha

    Gracias por vuestro apoyo, Felipe. Esperamos ver prontas noticias tuyas y de la Compañía Usûlun. ¡Saludos y que tengáis un buen final de año!

    3 septiembre, 2013 at 10:11

Comments are closed.


¿QUIERES RECIBIR NUESTROS ARTÍCULOS EN TU CORREO?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies